Pasar al contenido principal

Bodega La Plata

El bar La Plata está situado en un edificio del siglo XVII, dentro de la zona más marinera del Barri Gòtic de Barcelona. Muy cerca de la calle Avinyo, donde Picasso tuvo uno de los primeros pisos en los que vivió en Barcelona e inspiró el cuadro de las "Señoritas de Avignon". Aquí sirven uno de los mejores pescadito frito de Barcelona.

Una pequeña barra de mármol, nevera de madera con tiradores de latón relucientes, botas de vino y algunas mesas de hierro forjado y mármol dan carácter y calidez al espacio. Esta bodega es un clásico entre los clásicos, en el Barri Gòtic quedan pocos sitios tan auténticos como este.

Sirven pescadito frito, una ensalada sencilla de tomate, cebolla y aceitunas arlequines, anchoas o pinchos de butifarra. Todo casero y de primera calidad. Además de vino a granel servido en porrón.

Está abierta desde 1945. Empezó despachando vino, gaseosa y desayunos para los estibadores del puerto desde primeras horas de la madrugada. Esta zona, la calle de la Merce y alrededores, fue durante los años 50 y 60 el barrio de las "tascas", donde se concentraba la zona de copas y tapeo.

La gente que acude a La Plata es básicamente autóctona de día y sobre todo turista de noche, lo que provoca que el local se llene hasta los topes. Siempre corremos el riesgo de llegar y que no haya un centímetro cuadrado libre, pero la calidad y la amabilidad del servicio compensan.

Añadir nuevo comentario