Pasar al contenido principal

Casa Batlló, un edificio único y excepcional

En el año 1898 se inauguró la Casa Ametller, obra de Puig i Cadafalch, y el propietario de la casa contigua, la Casa Batlló, se sintió con la obligación de renovar su casa construida en 1877. La primera intención, fue la de derribar el edificio y construir uno nuevo. Pero en 1904, siguiendo los consejos de Gaudí, decidió conservar la estructura y renovar únicamente la fachada.

Gaudí, por tratarse de una obra entre edificios existentes, se vio obligado a respetar las normas urbanísticas de la época. Tuvo que respetar la altura, para que coincidiera con las dos fincas vecinas. A pesar de las restricciones, creó una de sus mas inspiradas creaciones.

En la fachada destaca el colorido conseguido por el uso del "trencadis", habitual en muchos edficios de Gaudi.  El tejado lleno de curvas y formas sinuosas y asimétricas, inspiradas en la naturaleza, está lleno de simbolismo. Se puede distinguir la espalda de un dragón, traspasada por una espada en referencia a la leyenda de Sant Jordi. La referencia al dragón se repite en otros sitos de la casa. La vértebras de este animal sirven de estructura a la escalera central del edificio.

En el patio interior, Gaudí utilizó azulejos azules, que se van aclarando gradualmente, con el objetivo de conseguir la máxima luminosidad. Gaudí también diseño la decoración y el mobiliario, puertas, sillas, espejos, barandas.

Con la Casa Batlló, Gaudí consiguió una obra única de la arquitectura de todos los tiempos.

Detalles
Casa Batlló
Passeig de Gràcia, 43
08007 Barcelona (Eixample)
93 216 03 06
Transporte público:
Passeig de Gràcia (L2, L3 i L4)
Horario: Lunes a domingo, de 9 a 21 horas.

Añadir nuevo comentario